Yo que me enamoro y tengo diabetes tipo 1!

Cuando vivimos con una condición como la diabetes tipo 1, en ocasiones, tal como lo hablamos en el post anterior, no sabemos como compartirlo con otras personas, o personas fuera de nuestra familia o círculo cercano.


Pero, ¿Qué pasa cuando nos enamoramos? Cuando nos gusta el chic@ de la U, el vecin@ o el amigo de mi amig@, qué pasa entonces, le cuento o no de mi diabetes tipo 1? ¿Qué hago?


El día de hoy le cuento un poco acerca de mi experiencia personal en este tema.


Tal como les he comentado en posts anteriores, fui diagnosticada de niña, por lo que me llevó un tiempo antes de llegar a ese momento donde me invitaron a salir de manera formal, pero la verdad que yo no había pensado mucho en el tema hasta que ese tiempo llego y por un tiempo no supe que hacer. Me preguntaba si debía o no decirlo en mi la primer cita, si mejor debía de esperar, si tenía que medirme la glucosa e inyectarme frente a él o si mejor me excusaba para ir al baño y lo hacía sin que se diera cuenta, esto, les confieso en que un inicio me puso mucho a pensar y realmente no sabía que hacer, mas decidí tratar de estar lo más tranquila posible y lidiar con ello, una vez que se presentara la oportunidad.


Les cuento que tal como pasa muchas veces en la vida, me imaginaba que las cosas se iban a dar de cierta manera y nada que sucedían así, por ejemplo conocía a algún chico que me gustaba mucho y nada que me invitaba a salir. Por lo que el tema nunca venía a conversación, o tal vez me invitaban a salir pero me daba cuenta que no me gustaba mucho el chico, no me sentía cómoda, por lo que decidía mejor no decir nada y dejarlo así.


Con el tiempo, empecé a darme cuenta que prefería darme un tiempo para conocer a la persona antes de comentarle acerca de mi diabetes tipo 1 y me funciono bastante bien. La única vez que las cosas no salieron de la manera que esperaba, fue en una ocasión cuando tenía como 19 años y llevaba un tiempo saliendo con un chico que en ese entonces me gustaba mucho, para ese momento yo no le había contado nada acerca de mi condición. Un día salimos y después de ir al cine y a cenar me fue a dejar a mi casa y él se me acercó para darme un beso yo desde que salimos estaba nerviosa y fueron tantos mis nervios en el momento que se me bajó el azúcar, si les soy totalmente honesta no recuerdo mucho el incidente, pero cuando "recobré" la consciencia me percaté que él me había hecho una glucemia; lo cual me sorprendió mucho, pensé será que tiene algún familiar con DT1 y yo no sabía, pero no, me dijo que yo le había indicado donde estaban todas las cosas y que le expliqué cómo hacerme la prueba y él muy amablemente lo hizo, me dio tabletas de glucosa y listo. Después de este incidente yo me sentía bastante acongojada pero él se lo tomo muy bien, más bien buscó aprender más de tema y por el tiempo que salimos mi condición nunca fue un inconveniente y una vez más me di cuenta que mi DT1 no debía ser algo que me apenara.


Cuando empecé a salir con mi esposo, la historia fue distinta, él ha sido amigo de mi primo por años y él sabía de mi DT1, por lo que se dio a la tarea de aprender de ella aún antes de que empezáramos a salir, esto la verdad me llamó mucho la atención pues era la primera vez donde no estaba esperando el momento para contarle, si no que más bien él quería salir conmigo, conocerme y además aprender de mi condición.


Esto para mí fue importante, pues junto con él tanto mis suegros cómo mis cuñados se permitieron aprender acerca de la diabetes tipo 1, y se educaron junto con Demian a profundidad acerca de mi condición , esto les permitió romper varios mitos que tenían acerca de ella y a la vez aprendieron qué hacer en caso de una hipoglucemia sin alarmarse de manera desmedida.


Hoy tengo 12 años de estar de "novia" con mi esposo y casi 8 de casada, y para mí es importante decirles que mi diabetes tipo 1 nunca ha sido un obstáculo o inconveniente en nuestra vida de pareja, tampoco es el centro de atención de nuestra relación, si no que más bien es algo que ambos conocemos muy bien, nos educamos en el tema constantemente, trabajamos para que los dos estemos sanos y nos cuidamos el uno al otro, pero sin duda, los dos hemos entendido que mi diabetes tipo 1, no es algo que me defina a mí, ni a nuestra relación de matrimonio y lo más importante es que nunca nos ha impedido ir tras nuestros sueños y metas individuales y de pareja.


Cuando nos gusta alguien mil cosas nos pasan por la cabeza, pero no debemos permitir que nuestra DT1 o DT2, nos preocupe más de la cuenta, en caso de que sean como yo y se les baje el azúcar cuando están nerviosos, mídanse la glucosa antes de la cita e incluso durante y listo, coman bien y lo más importante disfruten todo lo que puedan, pues es algo que no van a volver a vivir y es importante que la puedan pasar bien y se diviertan.


El día de hoy quiero decirles, que ni la diabetes tipo 1, ni la diabetes tipo 2, son un impedimento para enamorarse, no es algo de lo que debamos de estar avergonzados, tampoco es algo de lo que debamos conversar en la primera cita si no queremos, pero si lo deseamos hacer tampoco debe de ser un problema, en todo tiempo debemos de recordar que la persona que nos invite a salir, que nos pida que seamos "novi@s" o nos pida matrimonio va a tener una relación con nosotros como personas integrales, no solo con nuestra DT1 o DT2, somos mucho más que solo eso.



Si usted tiene dificultad manejando su condición, no dude en llamarnos al 7299-0171 o escribirnos a diabeticasolutions@gmail.com y con todo gusto le atenderemos.




#amor #matrimimonio #pareja #diabetestipo1

Entradas destacadas
Entradas recientes