Cuando lo que planeamos no sale como esperamos.

La vida con diabetes tipo 1 no siempre sale como esperamos o planeamos, hace unos años esto me robaba la paciencia y la dulzura de carácter, con los años he ido aprendiendo que en realidad la vida en general con o sin DT1 no siempre sale como deseamos y lo más importante es que siempre podemos aprender y salir más fuertes de los imprevistos.

La semana pasada tome la decisión de volver a salir a correr después de meses de no hacerlo. Por experiencias anteriores he aprendido que mis glucemias tienden a subir si corro a un paso rápido y luego tienden a bajar, mientras que si corro más lento se mantienen pero luego también suelen bajar. Sabiendo esto, decidí bajar mi dosis de insulina de acción rápida y comer 3 porciones de carbohidratos al desayuno para prevenir una hipoglucemia a lo largo del trayecto.

Antes de salir esta era mi glucemia, usualmente estos números no son lo que manejo y si soy completamente no me gustan demasiado pero sabía que este 180 me iba a permitir hacer la ruta sin problema o al menos eso creí.

Al inicio me sentía muy bien, fuerte y tranquila pero como ese día fue feriado salí bastante mas tarde lo usual casi a las 10:30 am cuando normalmente salgo a las 5:30am. Por supuesto a esa hora el sol estaba mucho más intenso de lo que manejo usualmente y el calor era tremendo.

A mitad del camino me detuve como siempre lo hago a chequear mi glucemia, sentía perfectamente bien y esto fue lo que encontré. Al ver este 106, inmediatamente me di cuenta que mis niveles estaban bajando consecuencia del calor por lo que tomé la decisión de detenerme, comer un par de tabletas de glucosa y acortar la ruta para volver a casa.

Después de la medición continue, pero al poco tiempo me empecé a sentir bastante agitada, excesivamente caliente y cansada y supe inmediatamente que el calor estaba ganando la partida y mis niveles no habían subido como deseaba. Me detuve nuevamente para chequearme y noté que estaba en 74 (la foto esta al revés) así que saque mi gel de glucosa me lo tomé y además me comí dos tabletas de glucosa, usualmente el gel es lo único que necesito pero el calor era demasiado aún me faltaban dos kms para llegar a casa y no quería arriesgar que mis niveles continuaran bajando.

Espere un tiempo prudencial, tome mi glucemia de nuevo y ya en 127 decidí continuar a un paso moderado. Para mi es importante aclarar que en ocasiones he decidido determe por completo y es también esta bien, la seguridad es siempre lo primero pero en esta ocasión me sentía bien y sabía que podía regresar a casa segura y así lo hice.

En algún momento de mi vida el haber tenido que deternerme en la mitad de la calle por una hipoglucemia gracias al calor, sin duda me hubiera enojado y entristecido. El calor cómo se supone que controle esto? Acá en CR estamos en invierno y en ocasiones llueve montones y esta fresco mientras que otros días hace sol y calor pero yo no tenía como saber que esto iba a ser así especialmente tomando en cuenta que el día anterior había llovido y estado frío todo el día.

Hoy día mi perspectiva y actitud ha cambiado, ahora en lugar de enojarme busco aprender para prevenir para la próxima, siempre cargo conmigo los insumos necesarios para tratar cualquier hipo y por eso empecé a agradecerme y esto me ha permitido tener una mejor relación no solo con mi DT1 pero también conmigo misma y lo mas importante es que ahora no permito que estos imprevistos me quiten la alegría, mas bien por el contrario utilizo lo aprendido para hacer los ajustes necesarios, sentirme mas segura y sin duda mas feliz.

Recordemos siempre que la DT1 no es ningún obstaculo para llevar a cabo las cosas que deseamos, que si bien no siempre las cosas salen como queremos o planeamos esto no significa que no podemos aprender de la experiencia y crecer a partir de ella.

Si ustedes tienen dificultad en el manejo de su DT1 o DT2 no dude en escribirnos a diabeticasolutions@gmail.com o llamarnos al 7299-0171.

#hipoglucemia

Entradas destacadas
Entradas recientes