Insulina disponible para todos.

Hace 26 años cuando fui diagnosticada con diabetes tipo 1, no entendía muy bien que significaba esto realmente, sabía que de ese día en adelante debería aplicarme inyecciones de insulina varias veces al día, una de estas insulinas era de "acción rápida," es decir actuaba sobre la comida que iba a comer en ese momento, valga la redundancia y lo que hacía era detener el aumento del azúcar en sangre ocasionado por el alimento, es por esto que debía ponérmela antes de cada comida. Luego, por la noche tenía que aplicarme una cuarta inyección de "acción prolongada o basal" la cual me cubría por 24 horas para así prevenir picos de azúcar alto a lo largo del día.


Después del diagnostico, logre entender que la razón por la cual debía aplicarme insulina todas esas veces al día era porque mi páncreas había dejado de producir insulina y la insulina es la hormona que permite que la glucosa de los alimentos ingrese a las células y nos de energía, como mi cuerpo dejo de producirla toda esa glucosa o azúcar se quedaba en mi sangre y me hacía daño, por esto debía aplicarla yo misma.


Una vez que logré entender todo esto, me percaté que la insulina era indispensable para mí, que yo sin ella LITERALMENTE no podía vivir.


En nuestro país, tenemos la bendición de que la insulina puede ser adquirida por medio del estado gracias a la Caja Costarricense del Seguro Social, a su vez es posible conseguir insulinas análogas en farmacias y hospitales privados lo cual nos permite tener paz a las personas que vivimos con diabetes tipo 1, pues sabemos que tenemos acceso a ese tratamiento que nos mantiene sanos y vivos cada día.


Hace varios años ya, he estado utilizando una insulina rápida y de acción prolongada que se consigue mayormente a nivel privado, esto por recomendación de mi médico.


Aproximadamente hace unos 15 años, la marca de insulina de acción prolongada que yo utilizaba, tuvo un problema en ingresar al país, por lo que nos comunicaron que iba a pasar un buen tiempo antes de que volviera, recuerdo que tuve una sensación de espanto, tenía "un hueco" en el estomago, no sabía que hacer, a pesar de que tenía una de repuesto no estaba segura que iba a ser suficiente y temía tener que cambiar todo mi tratamiento, tener que re ajustar todas mis dosis y empezar a probar con otra de las opciones que en aquel momento eran pocas, todo esto por la falta de esa insulina en particular. Pasaron los días, las semanas y nada que llegaba, tanto mis papás como yo empezamos a preocupados muchísimo, buscamos en todas las farmacias, hospitales y nada. Fue tanto el problema que tuvimos que pedir el favor a un amigo que salía de viaje fuera de Costa Rica, que la adquiriera y nos la trajera, él muy amablemente lo hizo algo por lo que le estoy eternamente agradecida y me trajo dos viales. Pero resulta que al llegar, a mi mamá la llamo la mamá de un chico con diabetes tipo 1, que estaba en la misma situación, recuerdo ver a mami con una cara de tristeza y me dijo "vamos a obsequiar uno de los viales, hay alguien más que también lo necesita, vas a ver que ya regresen antes que se gaste el nuestro."

Estoy segura que mi mamá y mi papá al igual que yo estaban asustados, pero que era lo correcto, ese chico lo necesitaba tanto como yo. Por suerte al poco tiempo la situación se arreglo y todo salió bien.


Justo ayer, tenía que ir a comprar insulina de acción rápida fui a la farmacia donde siempre la adquiero pues tiene un muy buen precio en relación a las demás en el mercado y al llegar me dijeron que no tenían, que iban a llamar a la sucursal más cercana a ver si ahí tenían y no había tampoco, a lo que la dependiente me dijo " muchacha usted sabe que yo creo que esa insulina la tenemos agotada, puede probar en esta otra sucursal pero no le prometo nada," al oír esas palabras el mismo sentimiento de "hueco en la panza" volvió, más luego pensé todo esta bien, si no es ahí estoy segura que la encontraré en otra farmacia aún si es más cara pues la lograre tener; fui a la otra sucursal y logré comprar la última caja que tenían, no puedo explicarles mi alegría cuando me dijeron que sí estaba.


La razón por la cual les cuento esto, es por que existen países y lugares del mundo donde la gente con diabetes tipo 1, se ve fuertemente afectada por complicaciones e incluso la muerte por falta de acceso a la insulina.

No es justo, que cada día las personas con diabetes tipo 1, las personas con diabetes tipo 2 que necesitan insulina y sus familias, tengan que vivir atemorizados, preocupados y todo esto sin saber si existirá la posibilidad de acceder al tratamiento necesario para tratar su condición.

Recientemente, he tenido la posibilidad de hablar con "advocates", en diabetes, Venezuela; al leer sus blogs y posts, se me parte el corazón cuando cuentan que ya no tienen insulina ni tiras reactivas, que no pueden recibir encargos del exterior pues se "pierden" a la hora de ingresar al país, lo cual está complicando y afectando en gran manera la vida, la salud y el bienestar emocional, de las personas con diabetes tipo 1 y sus familias. Lastimosamente sabemos que la diabetes no es la única condición que se esta viendo afectada por esta situación y que son miles los que están sufriendo por falta de medicamentos.


Al respecto de la falta de insulina, es triste saber que esto es algo que ocurre en muchos otros países del mundo, sea por falta de insumos o de cobertura de seguros, por dificultad en accesibilidad a centros de salud, por falta de dinero y mucho factores más.


Esto es completamente inaceptable, las personas que vivimos con diabetes tipo 1, NO podemos vivir sin insulina, es así. No está bien que esto pase día con día.


Es por esto que hoy queremos denunciar esta situación que acontece diariamente nuestro continente, ya que guardar silencio es de los primeros problemas que impiden que las cosas mejoren.

A su vez, en Diabetica Solutions queremos unirnos a todos aquellos que luchan día con día para que esto cambie ya que lamentamos profundamente que tengan que vivir con ese temor diariamente.


Si usted quiere ayudar, puede hacerlo y cambiar la vida de un niño o niña con diabetes tipo 1 que no tiene acceso a la insulina, para hacerlo puede DONAR AQUI, en la fundación "Life for a Child."


A continuación, les dejamos el vídeo que explica la iniciativa, les aclaro que no solo aplica para San Valentín.




Desde ya, muchas gracias por su ayuda y recordemos que en nuestro país aún queda mucho por hacer en pro de la comunidad con diabetes tipo 1 y tipo 2. Trabajemos juntos para mejorar nuestra calidad de vida y dar soporte a la CCSS y demás entidades que velan por el bienestar de la población.


Si tiene dudas o desea colaborar puede llamarnos al 7299-0171 o escribirnos a diabeticasolutions@gmail.com







Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Llamenos yá al (506) 7299-0171

  • Facebook App Icon
  • Instagram Social Icon

© 2016 por DibeticaSolutions